Como parte de las actividades conjuntas y simultáneas realizadas por las Ciudades de Literatura UNESCO durante el Día Mundial de la Poesía 2019, Reikiavik Ciudad de Literatura UNESCO invitó a las Ciudades de Literatura a realizar un vídeo especial dedicado a reivindicar la poesía y la literatura escrita por mujeres. Granada Ciudad de Literatura colaboró con un audiovisual dirigido por Antonia Ortega Urbano y protagonizado por Olalla Castro y su poema “Esas huellas son tú”, publicado en la antología Poesía (contra) corriente. Poemas (in) surgentes (La Vorágine, 2017). En palabras de su autora, “este poema habla de las mujeres, de los espacios reales, físicos pero también metafóricos y simbólicos donde las mujeres hemos estado encerradas durante siglos”.

Otros vídeos realizados por las Ciudades de Literatura:

REIKIAVIK (Gerður Kristný)G

LVIV (Ostap Slyvynsky y Olga Fraze)

BAGDAD (Mayada al-Mubarak, Gharam al-Rubaiyee y Sijal al-Rikabe)

NORWICH (Ciera Drury)

Esas huellas son tú

En la historia hubo bordados rosa palo / y una lista infinita de lazos, / broches, tocados y sombrillas. / Las mujeres, sentadas en la hierba, / admiraron a los jugadores de críquet / con las piernas primorosamente cruzadas. / Pero no todo eran síes detrás del abanico.

En la historia / hubo dedos deslizándose / sobre cuentas de nácar, / miles de rojas bocas / rogando al mismo dios / que había cerrado todos los pestillos / desde fuera. En la historia hubo ojos / detrás de las cortinas / y un luto de serrucho / hiriendo la vida hasta talarla. / Hubo casas de retiro y camisas de fuerza. / Baños fríos y un palo entre los dientes / justo antes de cada nueva descarga. / En la historia hubo hermanas / frotando las baldosas sobre las que, / el día anterior, / se habían desangrado otras hermanas. / Era enjuagar o morir / (y ambas cosas dolían).

Temblé con el temblor de cada una / y reí con su risa, / porque también rieron. / Y es que la historia estuvo llena / de pequeñas victorias / de las que ningún diario se hizo eco: / gritos agudos que rompieron las copas / justo antes del brindis, / miles, millones de palabras / escritas cuando el trigo estaba alto, / justo antes de comenzar la siega. / Minúsculas pisadas / (las propias de quien anda de puntillas) / adentrándose en los bosques más azules: / la húmeda memoria de aquellas que escaparon. / Aunque el tiempo y el espacio no coincidan, / ese rastro encaja con tu sombra. / No intentes olvidarlo: / esas huellas son tú y nombran el camino.